06 junio, 2017

UNA FRASE DEL QUIJOTE

A veces, si amamos los libros, nos llega al magín, como un regalo, una cita que aprendimos de jóvenes y que nos alegra recordar, junto con el tiempo en que la aprendimos. La cita que traigo aquí es del Quijote. Una carta que el Caballero de la Triste Figura escribe a Dulcinea empieza así: “ El ferido de punta de ausencia y llagado de las telas del corazón, dulcísima Dulcinea del Toboso, os envía la salud que él no tiene.” La cita es sugerente porque para bien o para mal en las “telas de conviene no olvidarlol corazón” de los demás se puede escribir mucho. Con la pluma y con la lengua, con informática o sin ella. También con la mirada, si es que nos miran, porque están los móviles...y siempre con el silencio y el porte. Padres y madres, abuelos y abuelas tenemos con hijos y nietos un papel de primer orden en esa escritura. No caerá en saco roto, la recordarán: "Decía mi madre..." ¿no lo decimos a veces nosotros hablando con alguien y disfrutamos haciéndolo? y cae el refrán, el sucedido.., lo que sea; que siempre viene al caso y enriquece lo dicho. Hablemos con los nuestros. No es fácil porque vivimos demasiado deprisa, pero las prisas son del diablo o del dinero que viene a ser lo mismo. Hijos y nietos son “libros vivos”,conviene no olvidarlo. Me gusta recordar ese Salmo que dice : "Señor, Tu has sido nuestro refugio de generación en generación". El futuro dependerá siempre de la familia, queramos o no.

05 junio, 2017

Una frase del Quijote

A veces, a quienes amamos los libros, nos viene al magín, como un regalo, una cita que aprendimos de jóvenes y que como valor añadido trae aires de aquel tiempo hermoso. En este caso, la cita es del Quijote cuando éste, le escribe a Dulcinea. Dice así: “ El ferido de punta de ausencia y llagado de las telas del corazón, dulcísima Dulcinea del Toboso, os envía la salud que él no tiene.” Cervantes emplea aquí una imagen que penetra y que sugiere porque para bien o para mal se puede escribir mucho en las “telas del corazón” de los demás. Con la pluma y con la lengua, con informática o sin ella. Con la mirada - si es que nos miran, porque están los móviles- Con el con el silencio, con el porte.. Padres, las madres, abuelos y abuelas tienen, con hijos y nietos un papel de primer orden en esa escritura. Luego, con los años se disfruta intercalando en la conver risa, pero las prisas son del diablo o del dinero que viene a ser lo mismo. Hijos y nietos son “libros vivos”. Y además e El futuro dependerá siempre de la familia.

31 mayo, 2017

31 de Mayo: " La Visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel"

31 de Mayo ( 13 al revés ) hablaremos de Fátima : Leí en “Fátima, 1917” ( El acontecimiento “paranormal” más espectacular de la historia moderna) lo siguiente: “En su análisis sobre la ingenuidad occidental frente a la amenaza del comunismo, Solschenizyn opina que el hombre occidental ha perdido la capacidad de reconocer el mal como un poder demoníaco y que prefiere creer en la superficialidad y las ilusiones hedonistas. Debemos considerar su razonamiento; la incapacidad de reconocer el mal debilita la idea de un castigo eterno en el más allá. En este sentido con el milagro del Sol y la visión del infierno, Fátima zarandea al soñador autocomplaciente (…) Parece que hemos avanzado más que generaciones anteriores que, se dice a veces compasivamente. “amenazaban con el infierno y la condenación”. De hecho este es el mensaje del “cielo” para los niños. O si se prefiere, Fátima trata del infierno. (…) La Virgen jamás se ríe de la amenaza del infierno, ella permanece siempre “seria” según los chicos. La visión de l infierno es tan horrorosa que “si la Virgen no nos hubiera prometido ir al cielo (en la primera aparición), habríamos muerto ahí de miedo y espanto, apunta Lucia. Sor Lucia añade significativamente: “Ciertas personas, incluso piadosas, no quieren hablar del infierno con sus hijos por no asustarles, pero Dios no dudó en enseñárselo a tres niños – uno de ellos de apenas siete años – sabiendo que los desconcertaría…”

19 mayo, 2017

Una cerveza inolvidable

En recuerdo de San Juan Pablo II, que nació un 18 de mayo, cuento una anécdota de su infancia: -¡Despierta Loleck¡ ¡Nos vamos¡. El niño, despertado bruscamente, se pone de pie de un brinco: había esperado aquel día desde hacía mucho tiempo, su padre había prometido llevarlo a Kalwaria. - En Kalwaria hay todavía mucha nieve . Abrígate bien: las botas, la gorra de piel.. Fuera el aire helado pincha la cara de Loleck y la de otros chicos que suben allí desde Cracovia, desde Kativice, desde Watowice el pueblo de los Wojtyla. Pero en su corazón hay un vivo orgullo: tiene ya seis años, es mayor y puede subir con su padre, suboficial de Intendencia del Ejercito polaco, por senderos estrechos al bosque de hayas y abedules de Kalwaria, donde hace más de trescientos años se construyó una iglesia en honor de la Virgen. En Kalwaria se representa en cuaresma, la Pasión del Señor. A Zapala, padre de familia, vigoroso campesino, le toca este año hacer de Jesucristo. Se ha preparado con una confesión general. Entre remolinos de nieve y a la luz de las antorchas, cae sobre los hombros de Zapala el madero de la Cruz. Para todos, para Loleck mucho más, es ya Jesús. El Redentor abanza sobre la nieve empujado por legionarios romanos, unas mujeres gimen, la Verónica enjuga el rostro de Jesús. Cuando se vuelve todos ven impresa en el lienzo su imagen… Loleck abre unos ojos como platos. - Papá,¿cómo ha sido? El padre hace una señal de silencio. No es hora de explicaciones sino de impresiones, de sentimientos que quedarán para siempre en el corazón del pequeño. Cristo cae aplastado por el peso de la cruz. Toda la multitud conmovida se arrodilla en la nieve. Lo hacen levantarse a latigazos. Loleck no se pierde detalle, a punto de llorar en algún momento. De pronto desaparece. Su padre lo busca entre multitud. La sacra representación ha terminado. Cristo ha muerto y ha sido enterrado. Al fin su padre lo encuentra en la hosteria repleta de gente sudorosa y sedienta. Allí están los legionarios, con sus armaduras relucientes, y, en medio Zapala con sus cabellos largos y su barba.. y ¡con una jarra de cerveza en la mano¡ Así lo recordará Loleck cuando de mayor haga teatro religioso. En una esquina, completamene solo, ensimismado Loleck mira sin pestañear. - ¿Qué haces aquí Loleck? Te he buscado por todas partes… - Papá – susurra el niño- que no se muerto, que bebe cerveza. - Pero ¿Quién? - Jesús…. l (Juan Pablo II, ese desconocido” de Miguel Ángel Velasco de Planeta Testimonio)

Capitalismo y familia

Me acabo de comprar “El amor o la fuerza del sino”, de G.K. Chesterton, ed. Espuela de plata. Bajo el título se lee: Ensayos y poesía sobre el matrimonio, el amor, los niños, el divorcio y la Navidad. 17, 90 euros. A los que seguro que saco partido. Abro al azar, a guisa de aperitivo de una lectura sustanciosa y me encuentro: “Es imposible repetir demasiadas veces que lo que ha destruido a la familia en el mundo moderno es el capitalismo. No hay duda de que podría haber sido el comunismo, si el comunismo hubiera tenido la oportunidad de crecer fuera de ese desierto mongólico en donde de hecho florece. Pero por lo que aquí respecta, lo que ha roto los hogares y fomentado los divorcios, y lo que ha tratado las viejas virtudes domésticas con más y más desprecio ha sido el capitalismo. Es el capitalismo el que ha forzado una contienda moral y una competición comercial entre los sexos; el que ha destruido la influencia del padre a favor de la influencia del patrono; el que ha sacado a los hombres de sus casas para encontrar trabajo; el que les ha forzado a vivir cerca de sus fábricas o de sus firmas comerciales en lugar de hacerlo cerca de sus familias; y sobre todo el que ha fomentado por razones comerciales toda una procesión de publicidad y novedad ostentosa que en sí misma lleva la muerte de todo lo que nuestras madres y padres llamaban dignidad y modestia…” En donde dice padres y madres, léase abuelas y abuelos. Chesterton murió en el 36 (Dios le evitó la Segunda Guerra Mundial que destrozó Europa) y la que suscribe nació en el 40. Y la que suscribe le dice con su mejor acento: ¡Viva tu madre¡

21 abril, 2017

De Cervantes y lo que escribió

Tres veces intentó Miguel de Cervantes escaparse de la cautividad mora. Nos cuenta: “Jamás me desengañó allí la esperanza de tener libertad; y cuando en lo que fabricaba, pensaba y ponía por obra, no correspondía el suceso a la intención, entonces, sin abandonarme, fingía y buscaba otra esperanza que me sustentase, aunque fuese débil y flaca”. Y en esta línea, escribe: “ Si los resultados no responden a la intención, Dios está en el cielo que juzga los corazones”. Fracasada la tercera negativa de evasión y puesta precio a su cabeza para quien lo esconda. Miguel de Cervantes decide entregarse: “Resolví entregarme por respeto y que no viniese mal a un cristiano que me tenía escondido y temiendo también que si yo no apareciese, el Rey – Assán, famoso por su crueldad – buscaría a otro a quien atormentar”. Incomprensiblemente salió ileso por su prestigio personal ante él . Muchos años después hablando de su época de cautiverio cuenta: “Solo libró bien con él un soldado español llamado tal de Saavedra, al cual con haber hecho muchas cosas, que quedan en la memoria de aquellas gentes por muchos años y todas por alcanzar la libertad, jamás le dio palo, ni se lo mandó dar, ni le dijo mala palabra; y por la menor cosa de las muchas que hizo, temíamos todos había de ser empalado, y así lo temió él más de una vez”. Al fin lo rescatan los Trinitarios – pedían por él mil escudos - y una mañana de primeros de noviembre de 1580, después de desembarcar en Denia e ir andando, como en romería, entra en Valencia con sus compañeros - 130 de 25.000 cautivos - hacia la catedral con la cabeza descubierta llevando sobre su pecho el escapulario de .la Trinidad y la chilaba azul de la esclavitud. “ Valencia es clara, blanca y feliz, su clima benigno, puro el cielo, el aire blando y todo respira en sus calles gracia y libertad” . Así entró en España, quien diez años antes había salido de ella, soñando regresar ceñidas las sienes con los laureles del triunfo. Después..le esperaba el Quijote.

07 abril, 2017

Semana Santa

El Jueves Santo de 1671, Madame de Sévigné, una de las mejores prosistas francesas, escribe a su hija Fançoise Marguerite: “…quiero asistir a la Pasión del padre Bourdaloue o del padre Mascaron; siempre me han gustado las pasiones hermosas”. La abundante correspondencia entre ambas ha hecho célebre a la primera, pese a que ni pretendió nunca ser escritora y le aterraba la posibilidad de verse en letra impresa. El Viernes Santo escribe: “Escuché la Pasión de Mascaron que en verdad fue muy hermosa y conmovedora. Me habría gustado ir a la de Bardaloue, pero la imposibilidad me ha quitado las ganas. Los lacayos estaban guardando sitio desde el miércoles, y el agobio era insoportable. Sabía que iba a volver a pronunciar la que Monsieur de Grignan y yo escuchamos el año pasado en los Jesuitas; y era bellísima y la recuerdo como un sueño” En los 50, el día de Viernes Santo, a las 12, mis padres mi hermana y yo oíamos por “Radio Nacional” la predicación de “Las Siete Palabras” a cargo de un predicador “de campanillas” jesuita o dominico, según los años. Luego los cuatro rezábamos de rodillas treinta y tres credos en recuerdo de los 33 años de la vida del Señor. Al rezo se añadía tímidamente Francisca, “la muchacha”, sin que nadie la invitara a hacerlo, era bienvenida.